envíale tus preguntas a nuestra experta
artículos de interés

Primera Infancia

Por:
Luz Mariela Manjarrés C

Nutricionista Dietista

Esp. En NH, Mg en CANH

Profesora Universidad de Antioquia

¿Qué hago? ¡Mi niño no come!
¿Qué hago? ¡Mi niño no come!

Muchas madres acuden a los profesionales de la salud angustiadas porque consideran que su hijo ¡No come! Antes de solicitar la cita le recomiendo que lea las preguntas y respuestas que se plantean a continuación, las cuales le permitirán identificar el tipo de inapetencia que padece su niño y la conducta indicada según sea el caso. La alegría de ser madres trae consigo un sin numero de responsabilidades dentro de los cuales se desataca la de alimentar bien a nuestro bebe, tarea que genera una serie de opiniones encontradas que nos sumerge en un mar de confusiones, por un lado están los familiares y a veces profesionales de la salud que recomiendan dar algún sustituto de la leche materna (leches en polvo) y por el otro los defensores de la lactancia materna exclusiva, estas recomendaciones hacen que por nuestra mente pasan muchas preguntas que no siempre encuentran respuesta oportuna, razón por la cual el programa IOFI por la vida, se toma un tiempo para responder sencillamente algunas de las inquietudes más frecuentes.

¿Por qué después de que mi niño cumplió el primer año dejo de comer?

Los niños alrededor de los 16 meses tienen tres cambios que disminuyen el apetito y ellos son: el niño está muy interesado conocer las cosas que lo rodean, la ganancia de peso y estatura es mínima y aparecen las primeras muestras de independencia. Este es un proceso normal que la familia debe comprender y manejar con inteligencia para que no ocasione graves consecuencias en los hábitos alimentarios y en la calidad de vida de los miembros del hogar.

¿Cómo sé si mi hijo está comiendo lo que necesita?

Para identificar si el niño ingiere lo indicado, usted puede registrar todo lo que el niño come durante dos o tres días y posteriormente evaluar los siguientes aspectos: ¿Está comiendo mecato entre comidas? ¿Toma varios biberones al día? ¿Come adecuadamente pero yo no me había percatado? ¿Realmente mi niño no come?

¿Qué hago si mi niño realmente no come?

En caso de que su niño no coma, evalué sí ha disminuido la actividad física, sí esta resfriado, sí los dientes le están saliendo, sí está deprimido o atemorizado, en estos casos seguramente cuando pase el evento mejorara el apetito. Pero este vigilante pues en ocasiones se requiere atención médica. En caso de que la inapetencia sea real, es decir el niño No come, tiene fiebre, está inactivo. NO dude acuda al médico quien realizara el diagnostico y tratamiento pertinente.

¿Qué es la falsa inapetencia?

Básicamente consiste en que el niño no come lo que la familia considera importante, o come de forma desordenada mecatos, biberones y otros productos poco saludables.

¿Los adultos podemos inducir a que se presente inapetencia en los niños?

Si, la mayoría de las veces, la inapetencia es inducida por los adultos, pues aplicamos métodos inapropiados para que el niño coma, dentro de los cuales se destacan:

  • Persuasión: rogar, se les pide que coma por superman, el niño Dios, la tía Adela….en fin todos los personajes que pasen por nuestra mente.
  • Distracción: prendemos la radio, la TV, le cantamos, imitamos un avión, un caballo etc, con lo cual disminuimos la concentración en el alimento, momento preciso para "embutir" la comida.
  • Soborno: consiste en ofrecer premios si el niño come lo que consideramos adecuado. Es común escuchar "si te comes la carne, las verduras, las papas entre otros (alimento maluco) te daremos el postre (alimento bueno) mensaje que distorsiona lo que queremos enseñar. Existe gran variedad de premios como por ejemplo: helados, paseos, juguetes entre otros.
  • Darle alimentos entre comidas: la familia preocupada por la nutrición del niño ofrece alimentos poco nutritivos a horas inapropiadas, lo cual impide que el niño sienta hambre y por tanto deseo de comer.
  • Tónicos: suplementos vitamínicos "para abrir el apetito", productos que en ocasiones tiene un efecto contrario.

A medida que pasa el tiempo las técnicas anteriores dejan de funcionar y la familia inicia otra serie de estrategias que son más agresivas dentro de las cuales se destacan:

  • Amenazas: como por ejemplo, si no comes no vas a crecer, te llevara el diablo, incluso se llega a decirle al niño que si no come, no lo van a querer.
  • Fuerza: les tapan la nariz y cuando abren la boca para respirar le embuten la comida, lo cual en puede ocasionar vómito y en casos graves bronco-aspiración.
  • Castigo: pueden ir desde no permitirle las cosas que desea hasta golpearlo.

Ninguna de las opciones anteriores es apropiada y por el contrario pueden agravar el problema de inapetencia o llevar a que los niños tengan una conducta alimentaria inadecuada que los puede conducir a obesidad o a trastornos de personalidad.

¿Qué debo hacer para manejar adecuadamente la inapetencia de mi niño?

Una vez usted ha identificado que se trata de una falsa inapetencia se recomiendan las siguientes actitudes

  • No permita nada entre comidas a excepción de agua sin endulzar, en caso de que el niño la pida.
  • Promover un ambiente tranquilo y libre de presiones durante las comidas.
  • El niño debe sentarse en un sitio cómodo y con utensilios seguros y fáciles de manipular.
  • La presentación de las comidas debe ser agradable y se deben evitar mezclas que enmascaren el sabor de los alimentos.
  • Presentar todos las preparaciones al mismo tiempo, incluyendo el postre y permitir que el seleccione libremente lo que desea comer.
  • Servir pequeñas cantidades y darle un poco más sí el niño lo solicita.
  • Cuando rechace un alimento, retirarlo del plato sin hacer comentarios. Respetar los gustos y rechazos.
  • Permitir que el niño sienta hambre, momento ideal para ofrecer nuevas preparaciones.
  • No se deben hacer preparaciones diferentes para el niño, el debe ingerir la comida preparada para todos los miembros del hogar.
  • Se le debe quitar al niño la idea que para sus padres es importante que él coma.
  • No pedirle que coma, ni motivarlo para que lo haga.
  • Limitar el tiempo de cada comida a media hora.
  • Tener en cuenta que este es un periodo de la vida que si se maneja adecuadamente dejará huellas positivas en la conducta y en los hábitos alimentarios que perduraran durante su vida.

Adaptado de: Doctor Luis Fernando Gómez Uribe. Inapetencia del niño. Publicado en el libro: Temas sobre alimentación del niño. Tercera edición, editores: Abel Serrano, María Elsy Sepúlveda. Editorial Universidad de Antioquia. 2003. Páginas 181 a 193.

iofi, por la vida
importante

Los temas incluidos en esta página tienen como objetivo brindar información fundamentada científicamente, pero no reemplazan las recomendaciones que realizan los profesionales
de la salud.

La información aquí consolidada ha sido desarrollado en el centro de investigación

laproff Diseño web (-:emótica)